La escoria de los ingredientes