La biomasa destruye la molienda